Marihuana medicinal
Sociedad
Typography
0
0
0
s2smodern

Países como Argentina, México y Uruguay están comenzando a legalizar el uso del cannabis medicinal. En España ya se están preparando propuestas para una regulación sobre su consumo y distribución.

No es difícil confundirse cuando hablamos del cannabis medicinal. A veces parece que nos enfrentamos a una ensalada de siglas que no hacen más que señalar la enorme complejidad de una planta, el cáñamo, que lleva usándose desde tiempos inmemoriales. El CBD es el cannabinoide con más presencia en la planta (casi un 40%) y a diferencia del THC no es psicoactivo, por lo que sus aplicaciones médicas parecen tener un alcance más amplio.

El salto que la industria farmacéutica y los ciudadanos de a pie tienen que dar para empezar a considerar el cannabis una alternativa real a los medicamentos tradicionales (muchas veces asociados a efectos secundarios indeseados y difíciles de soportar) pasa por abandonar la vieja idea de que esta sustancia solo se consume fumada o vaporizada. Actualmente existen aceites, extractos y tinturas que facilitan enormemente la administración y destierran el estereotipo de que para tratarse con cannabis hay que estar fumado y colocado.

En cuanto a las aplicaciones, la lista de medicamentos que el cannabis podría sustituir o con los que podría alternarse no es pequeña. Empezando por los analgésicos en casos de dolor crónico, donde estudios han demostrado que podría sustituir a los opiáceos, muy adictivos y con un gran riesgo de muerte por sobredosis. También se ha demostrado que puede ser muy efectivo en el tratamiento de la ansiedad, un asunto nada despreciable teniendo en cuenta que solo en Estados Unidos 40 millones de personas sufre de esta dolencia y son tratados con benzodiacepinas, con una enorme lista de efectos negativos asociados y muy adictivos.

El CBD también parece ser eficaz en el tratamiento de la depresión y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, y en los dos casos, puede sustituir o coexistir con medicamentos más agresivos. Todos estos síndromes, trastornos o dolencias tienen pacientes que aceptarían una medicación alternativa, y otros que preferirán seguir con la misma, pero la existencia de medicación alterativa y la posibilidad de acceder a ella con todas las garantías legales y sanitarias, y de tener información sobre el cannabis, debería ser una prioridad para los gobiernos. Y es que más allá del batiburrillo de términos y de la maraña de normas y leyes, en el ámbito de la marihuana hay pacientes y usuarios deseando que se marquen los senderos de un consumo responsable.

0
0
0
s2smodern
Joomla SEF URLs by Artio
Ceuta, Miercoles 12 de Mayo del 2021

Publicidad

cartel vacúnate

Dominos 2010

csif 2019 1

autobuses 19

 

Frenemos Pandemia 2021 Mascarilla1

Frenemos Pandemia 2021 Fallecidos1

Frenemos Pandemia 2021 Contagios1